Metaforas Ericksonianas las Historias Didácticas Como Relatos Motivadores

la Terapia Breve Cognitiva Hipnosis la Hipnoterapia y Psicoterapia Ericksoniana son transformadoras con el contenido performativo de sus mensajesMetaforas  Ericksonianas: Las Historias Didácticas como Relatos Motivadores


El empleo del lenguaje narrativo que incorpora historias didácticas y relatos motivadores, en el contexto terapéutico de la Terapia Breve, la Hipnosis, Psicoterapia Clínica Cognitiva, la Hipnoterapia y Psicoterapia Ericksoniana con el contenido performativo de sus mensajes, son en si mismas una pauta transformadora, que a través de una verdadera siembra de ideas propician y motivan un camino hacia el cambio…

“Que no se diga que la palabra sea poca cosa.
Palabra y acto es la misma cosa.
La afirmación poderosa y enérgica que tranquiliza los corazones
es una creación de actos; lo que la palabra dice, a la vez lo produce”.
(Michelet)

Así como existen palabras estériles, que se agotan en sí mismas o palabras que “se las lleva el viento”, lo que sería algo así, como una inflación del lenguaje. Esto es el lenguaje entendido como un fenómeno de esterilidad, ineficacia y vaciamiento de significado y contenido de ciertas expresiones y palabras.

También podemos decir que se puede construir con las palabras. Que el lenguaje tiene un efecto performativo, es decir, que el lenguaje, dadas ciertas condiciones produce efectos y construye la realidad que enuncia.

Entonces, también con el lenguaje no solo describimos la realidad, sino que además podemos construirla. Esto es el concepto de performativo, es decir el de “hacer cosas con palabras” . En este sentido, el gesto expresado con la palabra, es la forma más directa y “forzada” ante la que el otro debe responder o responderse.

Todos hacemos cosas con palabras: algunas sirven para hacer sufrir o causar daño. Otras producen una felicidad inmensa.

Cuando el juez, en solemne acto, le dice a la pareja de novios: los declaro marido y mujer, dicho y hecho, como se suele decir, convierte a la pareja allí presente, en marido y mujer, los trans-forma en esposos y ellos y la sociedad así lo entiende y acepta.

En Terapia Breve e Hipnosis Clinica Cognitiva, los relatos didácticos incluidos en la labor terapéutica, las palabras, historias y metáforas, se transforman, en el contexto adecuado, en un proactivo impulsor de motivaciones al cambio y al mismo tiempo son la más libre de las propuestas, pues permiten, como en todo relato, que quien escucha se identifique libremente con cualquiera de los personajes de la historia, y escoja sus formas de llevar a cabo sus cambios , siendo esto mismo “per sé” una excelente modalidad de intervención indirecta.

Por otra parte, además cuentan con un valor agregado adicional: el ser humano es gustoso de escuchar historias y relatos, en particular recordar aquellos que le causan un determinado impacto, son mucho más fáciles de comprender e incorporar que una “andanada interpretativa” por parte del terapeuta.

Te ofrecemos algunos relatos e historias…

Los relatos didácticos en Terapia Breve Cognitiva El Bambú Japonés
No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante. También es obvio que quien cultiva la tierra no se para impaciente frente a la semilla sembrada y grita con todas sus fuerzas: “crece, maldita seas!”

Algo muy curioso sucede con el bambú Japonés, que lo transforma en no apto para impacientes: Siembras las semilla, la abonas y te ocupas de regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto, que un agricultor inexperto estaría convencido de haber comprado semillas estériles.

Sin embargo, en el séptimo año en un período de sólo seis semanas, la planta de bambú crece más de 30 metros! ¿tardó solo seis semanas crecer?. No. La verdad es que le tomó siete años y seis semanas desarrollarse. Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitían sostener el crecimiento que iba a tener después. Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo.

Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente, justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta.

Es tarea difícil convencer al impaciente que sólo logran el éxito aquellos que luchan en forma perseverante y saben esperar el momento adecuado.

Es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo. Y esto puede ser extremadamente frustrante. En esos momentos (que todos tenemos), debemos recordar el ciclo de maduración del bambú japonés, y aceptar que -en tanto no bajemos los brazos,- ni abandonemos por no “ver” el resultado que esperamos, pues así está sucediendo algo dentro de nosotros: estamos creciendo, madurando.

Quienes no se rinden, van gradual y progresivamente creando los hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxito cuando éste al fin se materialice. El triunfo no es más que un proceso que lleva tiempo y dedicación.

Un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga descartar otros…

__________________________________________________________________________________________________________________________

Terapia zen terapia breve cognitiva, hypnosis¿A quién llevas sobre tus espaldas…?
Dos monjes peregrinos, maestro y discípulo, en camino de regreso a su templo, llegaron hasta un arroyo, cuando se disponían a trasponerlo, vieron una joven mujer que angustiada y con lágrimas en los ojos, no se atrevía a cruzarlo, temerosa porque el arroyo había crecido y la corriente era fuerte.

Se acercaron hasta ella, preguntándole que es lo que le ocurría, esta les explicó que necesitaba cruzar hasta la otra orilla, para llegar a ver a su madre muy enferma antes que muriese y al no poder cruzar a tiempo, ya no la podría nunca más ver con vida.Rápidamente el joven monje, fiel a sus votos, se disculpó diciéndole que ellos no la podían ayudar, pues habían hecho votos de castidad y les estaba vedado tocar a una mujer, que desafortunadamente tendría que esperar hasta que las aguas desciendan u otro caminante la ayudase. El otro monje, el maestro, casi sin detenerse más tiempo que para arremangar sus ropas, le dijo:

-Recoge tu pequeña bolsa, súbete sobre mis espaldas y sostente firmemente, pues no ha de ser sencillo cruzar estas aguas-. La subió sobre sus espaldas y sujetándola con firmeza, no sin esfuerzo atravesó las aguas, cruzándola hasta la otra orilla. Allí la bajó, recompuso sus empapadas ropas, recibió el emocionado agradecimiento de la mujer y casi sin palabras reemprendió el camino junto a si discípulo.

Después de recorrer el camino casi en silencio, tres días después, el joven discípulo, sin poder contenerse más, exclamó: “¿ Cómo pudiste quebrar tus votos de castidad, tomando una mujer en tus brazos y cargarla sobre tus espaldas?.

Conoces bien las reglas…Como es posible que la hayas cargado encima tuyo… El maestro cuestionado, con una serena sonrisa en su rostro, le respondió: “Es posible que haya cometido alguna falta, pero esa mujer necesitaba cruzar ese arroyo para llegara a ver con vida a su madre. Yo solo crucé a la mujer y la dejé en la otra orilla, es sólo eso, lo único que hice…… “¿Pero que te pasa a vos, que ya pasaron tres días del episodio y aún la llevas a cuestas?”. Yo la dejé del otro lado del arroyo, hace ya tres días y continué mi camino y mis oraciones en soledad. Podemos permitirnos alivianar, al menos en parte, la invisible carga que llevamos, dejando partir el sobrepeso adicional que tantas veces innecesariamente acumulamos y cargamos…

__________________________________________________________________________________________

Metaforas Ericksonianasen los relatos didacticosEl Carro Volcado
Venía un hombre caminado por un estrecho y poco transitado camino, al girar en una curva, pocos metros mas adelante, se encuentra frente a un pesado carro que había volcado y le impedía el paso.

El campesino que conducía el carro, que había estado en vano intentando ponerlo nuevamente en pie, le pidió al viajero que le ayudase a levantarlo.
¿Como podrían solo dos hombres levantar una carga tan grande? se pregunto el hombre.

Y contestó:
-Es inútil. No puedo. Es imposible.

Entonces, el campesino con enojo y en tono de reproche, le increpo:
-¡Claro que puedes, pero no quieres! ¡Esa es la verdad! ¡No quieres, en realidad no quieres!

El viajero, al percibir la vehemencia del campesino, puso manos a la obra. Busco en la cercanía y encontró unos maderos y ayudó con esfuerzo a deslizarlos bajo las ruedas. Con otro madero a modo palanca, ambos hombres, hicieron fuerza y contrapeso con todas sus fuerzas.
El carro oscilo, parecía enderezarse pero costaba, se movió un poco, tomaron aliento y con un nuevo esfuerzo, consiguieron enderezarlo.
El campesino acaricio el lomo de sus bueyes, que jadeaban y volvió a colocar la carga en su sitio.
Unos pocos momentos mas tarde el carro, tirado por los bueyes, se puso en marcha.

El viajero le dijo al campesino:
-Permíteme que te acompañe durante este tramo del camino.
-Con gusto, será un placer. Acompáñame!

Se pusieron a andar uno al lado del otro. Tras unos momentos de silencio, el viajero le pregunto al campesino:
-¿Como es que has podido pensar que yo no quería?
“…Precisamente lo he pensado porque tu has dicho que no podías. Nadie sabe que no puede hacer algo antes de haberlo intentado verdaderamente…”
-Pero ¿Como has podido pensar que podría hacerlo?
-Era solo una idea. Eso es todo.
-¿Que quieres decir con eso de una idea, eso es todo?
-¡Pero, que insistencia! ¿En verdad quieres saberlo?
Pues bien, se me ha ocurrido al ver que te habían enviado a mi encuentro.
-¿Como es eso?, pregunto el viajero.
¿Entonces crees que tu carro se ha volcado, sólo para que yo pudiese ayudarte?
-Por cierto -¿Y que otra razón podría haber, amigo? -dijo el campesino…..

__________________________________________________________________________________________________________________________

el ataque de panico produce intenso miedo pero sus sintomas tienen tratamientoLo que el miedo puede hacer…
En una tierra en cruda guerra , había un Rey que causaba espanto…

Siempre que capturaba prisioneros, no los mataba:
Los llevaba a una gran sala, oscura y de fuertes muros de piedra, en la que había un grupo de arqueros de su ejercito.

Sobre uno de los lados, de esa terrorífica sala de la muerte, estaban reunidos los arqueros, y sobre la otra pared, había, cerrada con una tranca, una puerta de pesadas y atormentadoras hojas.
Sobre la misma se veían figuras de calaveras cubiertas de sangre… junto otras aterradoras imágenes.

En esta sala, el Rey, les ordenaba a los prisioneros formar un círculo….. y dirigiéndoles la palabra les decía:
“Ustedes podrán elegir….entre morir en forma rápida y segura….flechados por mis arqueros…o… pasar por aquella pesada puerta….la que por mí mismo será trancada, una vez que hayan pasado…”
…Todos escogían ser muertos en forma rápida, por los arqueros del Rey….
Al finalizar la guerra, un soldado que por mucho tiempo había servido al Rey, dirigiéndose a su soberano, le dijo:
“Señor… le puedo hacer una pregunta?”
“Señor….. Que cosa hay detrás de tan asustadora y temida puerta?
-Vaya y vea por usted mismo!!!…. le respondió el Rey…

El valiente soldado, entonces, abre temerosamente la puerta y a medida que lo hace, los rayos del sol van entrando y aclarando el ambiente y finalmente descubre…absolutamente incrédulo y sorprendido que….
…la terrorífica puerta se abría sobre un camino que conducía a la LIBERTAD!!!!
El soldado, sin poder salir de su asombro, apenas puede escuchar la voz de su Rey que le dice:
-“…Yo les daba a ellos, la alternativa… de elegir,…. que escogieran que hacer….con respecto a sus vidas…” -“…Pero ellos preferían morir antes de arriesgarse a abrir esa pesada puerta!!!”
Cuantas puertas dejamos de abrir por el miedo a arriesgar?…
Cuantas veces perdemos la libertad y morimos por dentro,
por sentirnos con miedo a abrir la puerta de nuestros sueños?…
Que tengas siempre la decisión y el coraje de abrir sin miedo tus nuevas puertas!!

Piensa en eso!