Hipnosis Clinica Cognitiva Regresiones Mitos y Verdades

hipnosis mitos y verdadesHipnosis: mitos y verdades

Publicado en INFOBAE
19 de noviembre de 2005

Temida y vilipendiada, la terapia hipnótica está lejos de ser lo que se muestra por televisión. Especialistas explicaron a Infobae.com cómo este método puede sanar una fobia, el estrés y problemas gastrointestinales. De Freud a la actualidad, todo lo básico sobre esta técnica psicológica.

Irma tiene 35 años y, sentada en un consultorio, se encuentra en un estado de hipnosis. Pero Irma no pierde la conciencia, entiende y contesta. No está en trance ni dormida. Ha atravesado una puerta imaginaria que la conduce al pasado. Relata a su terapeuta la situación y comienza a hablar en un idioma extraño. Dice que se llama Olenka, que tiene 16 años y se la nota angustiada.

El padre, un lechero, la quiere violar.

La situación es real y el terapeuta de esa sesión, el psicólogo Armando Scharovsky, llega con esta historia grabada en un audio a un programa radial, en marzo de 1998. Al día siguiente, una Irma se comunica con la producción.

Como una especialista, traduce los fragmentos del dialecto, que se llama Saratov y proviene de un poblado alemán de los orillas del Río Volga, en Rusia.

La historia de Irma se conoce como una regresión a vidas pasadas. Así lo explica el psicólogo Armando Scharovsky a Infobae.com, a la par que reivindica la terapia y asegura que con esta metodología se pueden tratar ataques de pánico, fobias, angustias y patologías psicosomáticas.

“Desde el punto de vista terapéutico, la hipnosis clínica reparadora trata la angustia, las inhibiciones, las jaquecas crónicas, el pánico”, señala el especialista, que acaba de llegar del exterior, donde enseña su particular método.

Scharovsky tiene la teoría de que la gente “se enferma de cosas que no ha podido hablar”

El psicólogo usa también la llamada hipnosis regresiva, que implica, en el estado hipnótico, volver a la infancia y a vidas anteriores. Según sus experiencias, hay muchos conflictos de los adultos cuya causa está determinadas situaciones de esa etapa y que solo afloran en estado de relajación profunda, que es como Scharovsky define a la hipnosis clínica.

“No es un recuerdo. Son formaciones simbólicas del inconsciente, como los sueños”, explica. En este punto, la hipnosis se remonta a la primera etapa de Freud. El especialista se encarga de desmitificar los mitos sobre esta terapia.

“Es una conciencia expandida, focalizada. Sirve para disminuir la resistencia de lo consciente y es una forma de comunicación”, sintetiza

Los mitos de la hipnosis

Por una exclusiva experiencia mediática, el público cree que los hipnotizadores dominan a los pacientes. Nada más lejano: el paciente no se duerme, está cómodo y relajado. No se obliga a la voluntad del paciente.

“La función del terapeuta es reconstruir algo. Una terapia puede durar dos o tres meses, donde puede haber una regresión y luego varias sesiones de acompañamiento”, señala el psicólogo. “Mucha gente llega buscando una magia y en esto no hay magia; es una herramienta”, argumenta.

Aunque dista bastante en las teorías y métodos de la aplicación hipnótica de Scharovsky, el hipnoterapeuta Carlos Malvezzi Taboada coincide en que lo que se muestra en TV es sólo un show mediático y está lejos de ser una hipnosis clínica.

“La hipnosis es la prostituta de la medicina”, dispara Malvezzi Taboada, especialista universitario en Psicología Clínica y director del Instituto Gubel de Investigación y Docencia en Hipnosis, Psicoterapias Breves y Medicina Psicosomatica . En ese sentido, señala que esta terapia estuvo relegada mucho tiempo y, por la influencia mediática, aún genera curiosidad y temor.

“Explicamos la hipnosis como un recurso más dentro de la psicoterapia. Es una modalidad comunicacional”, sostiene el doctor, quien trabajó en el departamento de Gastroenterología del Hospital Italiano. Con la hipnosis se trata de “redefinir y generar una nueva conducta”, agrega.

Así, esta terapia se asemeja mas a los estados yoga o de meditación profunda. Los individuos no pierden la conciencia y no se duermen cuando están en un trance. Si se mejora la concentración y la atención se focaliza de un modo mucho mas intenso.

Malvezzi y su equipo trabajan en un estudio para verificar los resultados de la terapia hipnótica sobre los pacientes que sufren del síndrome del colon irritable. Además, hace más de dos décadas que estudian los efectos sobre la saciedad, en conjunto con el hospital de Gastroenterología Bonorino Udaondo, en el barrio porteño de Parque Patricios.

Según el especialista, unas 12 a 15 sesiones son las adecuadas para notar cambios en pacientes que padecen el síndrome de colon irritable. Esto no significa que todas sean de hipnosis, sino que esta terapia es una herramienta más para el tratamiento.

Patologías de moda

Malvezzi Taboada, que también es miembro de la Sociedad de Hipnoterapia Clínica, explica que las consultas privadas son amplias y variadas, aunque algunos trastornos son frecuentes, como el estrés y la fobia social. “La patología de moda es el ataque de pánico y la ansiedad social, como por ejemplo, temer a hablar frente a público”, señala. En el caso de las mujeres, dice el doctor, “aparece el miedo a quedarse solas”.

El titular del instituto Gubel explica que en trastornos de ansiedad la hipnosis ha tenido buenos resultados. “No podemos hacer hipnosis si la persona se resiste. Si podemos ayudar a potenciar los factores que el ser humano tiene para enfrentar una determinada situación”, aclara.

El doctor cuenta el caso de un paciente que concurrió porque sufría de alopecia, es decir, estaba perdiendo el cabello. Luego de algunas sesiones para determinar la causa (estrés), el hombre comenzó a recobrar lentamente su cabellera.

En este punto coincide Scharovsky: las fobias, el asma, los miedos y las alergias tienen un componente de moda y los pacientes llegan a la consulta buscando una alternativa -o un complemento- al tratamiento tradicional.

El terapeuta utiliza la regresión a la infancia, a vidas pasadas y el dibujo en trance, métodos que según el especialista, fundador de la Asociación Latinoamericana de Hipnosis Clínica (ALADHIC).

No es el caso de Malvezzi Taboada, que no comparte este tipo de métodos pero sí la cuestión de fondo: que la hipnosis es un campo muy amplio para investigar y que sus resultados pueden ser más fascinantes y rápidos que una terapia tradicional.

Denise González Eguilior

deguilior@infobae.com