Hipnosis Clinica Regresiones. La fuerza de la palabra

hipnosis-terapia-fobias-panico-psicosomaticasHipnosis Clínica …la fuerza de la palabra

 

La hipnosis clinica cada vez se usa más como una terapia para controlar enfermedades psicosomáticas, adicciones, fobias como la fobia social o ansiedad social (timidez), angustia y ansiedad, como tambien las crisis de panico o ataques de panico. No intervienen en ella elementos mágicos, sino simplemente el incalculable poder de la palabra. Es un buen recurso a la hora de buscar una solución alternativa a nuestros problemas.la hipnosis una terapia para las fobias, los ataques de panico y enfermedades psicosomaticas

Concéntrese. Imagine esta escena: está en medio del desierto y no ha bebido nada en horas. Le acercan un limón; es de un amarillo fuerte. Usted corta un gajo con el cuchillo filoso, algunas gotas de jugo le mojan los dedos. Luego exprime un trozo y el jugo de limón, muy ácido, cae directamente en su boca.

¿Tiene la boca llena de saliva? ¿Ya debe deglutir?

Si es así queda demostrado con esta prueba el poder omnipotente que tiene la palabra como directa creadora de respuestas orgánicas. En este caso, la secreción salivar se produjo como consecuencia de una representación mental que usted realizó ayudada por nuestra descripción. Si pudo imaginar bien el limón siendo exprimido en su boca, no tuvo más que tragar esa cantidad de saliva que fabricó en le proceso.

Y primero fue el verbo…

Del mismo modo, la hipnosis utiliza la palabra para curar. “Al fin de cuentas, nuestros enfermos están enfermos de palabras…palabras que les han dicho sus padres, la sociedad, o que se han dicho a sí mismo. Son términos que matan que duelen …Pero con palabras también curamos, dice el Dr. Carlos Malvezzi Taboada, especialista en psicología clínica e hipnoterapeuta.

A pesar de que durante un largo tiempo muchos creyeron que la hipnosis era un estado producido mediante misteriosos rituales en que “un algo” emanaba de la mirada o de las manos de los hipnólogos (como si se tratara de poderes mágicos),  Malvezzi Taboada sostiene que ” nada emana de nosotros ni tampoco intervienen elementos mágicos”. Apoya su afirmación explicando que un paciente puede de la misma manera alcanzar el estado hipnótico mediante la hábil labor de otra persona como por la acción de un grabador y un par de pilas que no tiene más poderes de lo que pueden tener las miles de millones de neuronas del cerebro.

En cambio, con la voz pausada y monocorde , diciendo diciendo las palabras adecuadas, el doctos induce al paciente a lo que se llama trance: una modificación del estado de conciencia de una persona para que, haciendo abstracción de la realidad, permanezca receptiva a su interlocutor. En otras palabras , mientras que el hemisferio cerebral izquierdo ( el más operacional, lógico y alerta ) se adormece, se accede al hemisferio derecho (más intuitivo y sensible ) y allí se incorporan una cantidad de cambios.

Cuerpo etéreo, mente lúcida

“…Su sangre está fluyendo ahora muy suavemente. Llega a todos los rincones del cuerpo, a cada porción de los tejidos. Sus pies ahora son livianos. Igual pasa con sus piernas …sus pantorrillas…sus muslos…Cada vez está más lejos esa sensación de cansancio y dolor…”

Estas son las posibles palabras para conseguir el fundamental relajamiento físico, tras el cual el médico comenzará a trabajar con la mente

Varios pacientes han testificado haber experimentado en ese momento ciertas modificaciones corporales, haber sido sólo pensamiento olvidándose del cuerpo: “Mi cuerpo estaba totalmente borrado del espacio físico, era muy liviano; pero mi mente estaba muy atenta y percibía todo lo que sucedía y me decían”, relata una persona.

Este adormecimiento es diferente del sueño fisiológico profundo de todas las noches No se está totalmente dormido; se trata de un estado intermedio en que la persona escucha y graba todo lo que se dice, y se puede comparar al momento en que nos estamos por dormir o apenas a punto de despertar.

Una vez que la tensión muscular disminuye y se entra en el estado de relajación total, se realiza un trabajo de visualización inducida por el terapeuta. El tipo de visualización depende del problema concreto de cada paciente, definido luego de realizar un psicodiagnóstico y varias entrevistas iniciales. Con la visualización, el hipnoterapeuta lleva al hipnotizado a imaginar de forma agradable las situaciones que le producen temor o verdadera angustia y combatir su problema desde otro punto de vista.

Martín y su fobia incontrolable

El caso de Martín es muy representativo. Era un joven con una fobia irracional a los espacios cerrados. No podía viajar en subte, estar en el aula con muchos alumnos, ni tampoco permanecer en una de las habitaciones pequeñas de su casa durante demasiado tiempo. El sufrimiento y la angustia que le ocasionó esta experiencia fue algo que quedó aparentemente olvidado. Decidido a inspirarle la confianza necesaria para afrontar la situación , Malvezzi Taboada hipnotizó al paciente para suministrarle información nueva y positiva . “…Estás en un cuarto de baño hace dos horas , deseas profundamente salir porque estás temeroso y has llorado todo el tiempo …Toma una llave y podrás salir…”

De este modo y a través de la hipnosis – como psicoterapia breve por excelencia -, se redefine la situación al reproducir la secuencia traumática y vivirla nuevamente como si fuera la primera vez. Pero en esta oportunidad se da un cambio de signo , lo negativo se internaliza como positivo y el paciente posee una ” neo memoria” no conflictiva del episodio.

El caso de Ernesto

Ernesto, en cambio, “no revive” un hecho a través de la visualización. El es del interior y se halla totalmente impedido de viajar a su propia provincia natal por causas muy difíciles de descifrar. Raras veces sale solo con su auto, aun estando en la Capital. En las sesiones de hipnosis el paciente es guiado para verse a sí mismo en una situación determinada: en este caso, Ernesto se ve viajando a su provincia a su provincia. Tras haber hecho el viaje ya varias veces en trance y verse así con la situación en alguna medida resuelta. Ernesto ha progresado y manejado en menos de un mes hacia las afueras de la ciudad, y hasta afuera de la ciudad, y hasta tiene proyectado un viaje al interior para ver a los suyos.

¿Es usted hipnotizable?

Contrariamente a lo que se creía hasta hace un tiempo todos los seres humanos, salvo los oligofrénicos y los débiles mentales, son susceptibles de ser hipnotizados. Es un hecho que refuta la antigua idea de que había que ser débil o tener el aparato psíquico alterado para lograr un trance.

Hoy los especialistas de todo el mundo han demostrado que hasta las personas más lúcidas e inteligentes son hipnotizables.

Sin embargo, antes de comenzar un tratamiento con hipnosis es necesario verificar por medio de una serie de pruebas que realiza el especialista, la capacidad de relajación y la eventuales resistencias que pueden ofrecerse. Aunque un dato sí es seguro: aquellas personas más sensibles llegan a este estado especial de regresiones con más facilidad. Pero es de fundamental importancia la relación que se tenga con el profesional.

Una persona muy perceptiva

El fin principal del terapeuta es atenuar el sufrimiento humano, apuntando y superando trabas, impedimentos y dificultades hacia un mayor bienestar y tranquilidad de la persona.

Para esto, posee una especial capacidad de aproximación al otro, que adapta en función de las pautas culturales de quien se trata. En este aproach es condición básica que el paciente tenga confianza en le profesional para que así entregue por completo a su sugestión. Con técnicas dadas por el oficio, una especial capacidad de percepción de la naturaleza humana y, sumado a esto , la inagotable posibilidad de utilizar la palabra como medio, el hipnólogo busca un objetivo: aliviar el dolor.

Las terapias son siempre bien puntuales y en la mayoría de los casos logran resolver el problema en un período inferior a un año.

Algo para tener en cuenta es que el profesional que emplea hipnosis clinica no está en condiciones de manipular o dominar a quien hipnotiza. Se sabe que una persona que es inducida a un estado de trance no pierde su capacidad de conciencia. “Nadie podría hacer algo que vaya contra su naturaleza: Si le dijéramos al hipnotizado que robe un banco, este se despertaría exaltado y cuestionaría al hipnólogo”, aclara Malvezzi Taboada. “no se modifican valores ni creencias estructurales de la personalidad; el nivel de censura y las pautas morales del individuo siguen vigentes”.

¿Regresiones, vuelta a vidas pasadas, anteriores?

A través de la hipnosis regresiva se puede acceder – regresiones – a etapas previas de nuestra vida – vidas pasadas – para redefinir situaciones de un modo no traumático. Pero…¿ se puede realizar un viaje a través de nuestra vida hasta el momento del nacimiento e incluso hasta la vida antes de la vida?. Esto se denomina hipnosis regresiva o regresiones a vidas pasadas y está en auge en países europeos y en los Estados Unidos.

Al respecto, Malvezzi Taboada dice: “No se puede afirmar categóricamente que existan vidas pasadas, vidas anteriores. Estoy expectante a lo que ocurra, pues este fenómeno se ha dado espontáneamente con algunos pacientes. Tuvimos por caso el de una señora con una rara irritación de la piel y en las sesiones descubrimos que había sido aparentemente quemada en una hoguera en el siglo XII…¿Vidas pasadas, regresiones, realidad, fantasía?. No lo sabemos, pero lo importante es que la paciente mejoró”

Quienes practican la técnica de la hipnosis consideran al ser humano como un todo.

Para ellos no existen enfermedades que sean puramente psicológicas o físicas. Por lo tanto, la hipnosis se puede aplicar a toda gama de patología psicosomática donde hay cierta incidencia de las tensiones emocionales.

Esto incluye todo tipo de adicciones -fumadores, alcohólicos, obesos, drogadependientes…- pacientes oncológicos, hipertensos, con afecciones cardíacas o respiratorias, asmas y alergias.

Se utiliza para quienes se quejan por la falta de concentración en sus tareas y por ansiedad – como ocurre con muchos cantantes, artistas y actores- , y para el aprendizaje y el entrenamiento deportivo.

Muchos individuos solicitan al hipnólogo que los prepare para soportar mejor una operación.

“Aunque resulte sorprendente, el uso con personas que sufren cáncer ha dado verdaderos resultados”, explica el doctor Malvezzi Taboada.”

Como tratamiento complementario se intenta potenciar el valor terapéutico de la medicina trabajando directamente sobre la posibilidad de reforzar nuestras propias defensas.

Algo así como ver el cáncer como ‘ unas pobres células enfermas’ combatibles a través de la mente y las visualizaciones”, describe el hipnoterapeuta.

Explica que esta potenciación de las defensas existentes no se traduce en un aumento de glóbulos blancos, sino en un incremento de su actividad defensiva (pasan de encontrarse ‘lentificados’ a muy ‘móviles’):

La tarea concreta en representar mentalmente el propio organismo para luego trabajar sobre el tejido originalmente deteriorado y transformarlo imaginando una cicatrización.

Ordenes Poshipnóticas

¿Es posible dar sugestiones poshipnóticas por medio de la terapia hipnótica para que, por ejemplo, la persona supere una adicción, soporte lo mejor posible una operación o adquiera confianza en sí misma?

“Cuando llegue a casa y se encuentre frente a su botella de vino, se va a servir como lo hace habitualmente, pero luego tendrá una intensa necesidad de volcarlo en la pileta …”, dice el terapeuta a uno de sus pacientes alcohólicos. Se trata justamente de una orden posthipnótica que el paciente obedece. Sin saber bien por qué lo hace, vuelca el contenido de la botella en la bacha y no en su estómago, y comienza de a poco a sentir una especie de rechazo por el alcohol.

En el caso de las preparaciones pre y postoperatorias, el profesional, induce a quien va a ser intervenido quirúrgicamente a sentir una agradable sensación de sueño el día de la operación, acompañada de una gran tranquilidad.

También le genera bienestar al transmitirle la idea de que sentirá apetito luego de la operación, mecanismo que da excelentes resultados pues nadie que se siente mal tiene hambre.

Por una vía totalmente indirecta convence al paciente de que va a estar bien tras la intervención. Pero raramente puede la hipnoterapia crear una eficiencia que no existe.

“Sólo se puede hacer que germine algo donde hubo raíces”, destaca Malvezzi Taboada.

Cuando las exigencias artísticas son muy grandes, a través de la hipnoterapia y las sugestiones poshipnóticas se consigue que el artista se sienta más seguro después de despertar y que posea una cierta cantidad de inspiración.

Pero recuerde, los milagros no existen; si pretende, como muchos que se acercan al consultorio de un hipnólogo, saber todo un libro perfectamente para un examen sin siquiera leerlo, olvídelo. Lo que sí puede enseñarle el profesional mediane la hipnosis es a estudiar con un alto grado de concentración abstrayéndose del entorno.

Constanza Gechter

Consultor
Carlos Malvezzi Taboada

tratamiento con hipnosis terapia breve en panico, fobias, depresion y psicosomaticas