Distimias, Depresion, Trastorno del Animo: Las causas probables

depresion-distimia-tristeza Las Distímias, la Depresión  y los Trastornos del Animo

 

La distimia es un trastorno del ánimo depresivo, tiene carácter crónico, comienza insidiosamente desde la infancia o la adolescencia y quien la padece no tiene síntomas suficientes como para ser diagnosticado como depresión mayor, es decir, el trastorno se considera como una depresión de baja intensidad grave, flotante y duradera.

Se desconocen con precisión y no están aun claramente entendidos los motivos, las causas o los mecanismos implicados en la distimia, sin embargo, ya se puede hablar de cambios en los sistemas neuroendocrinos, principalmente en el eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal y hipotálamo-hipófisis-tiroides, tal como sucede en la enfermedad depresiva en general.
La participación de algunos sistemas de neurotransmisores y neurorreceptores, como también sucede en la enfermedad depresiva, en general, por la respuesta positiva a los medicamentos que aumentan la disponibilidad de serotonina, la norepinefrina y la dopamina.
La causa de la distimia, como tantas otras enfermedades del estado de animo, es multifactorial. Entre estos múltiples factores incluyen la herencia, la predisposición biológica, los rasgos de temperamento, los factores de estrés experienciales, entre otros. Un buen numero de personas con distimia tienden a sufrir problemas de salud crónico o enfermedades como la ansiedad, adicciones, alcoholismo o drogadicción. De acuerdo con algunos investigadores los eventos estresantes de la vida en la infancia pueden desempeñar un papel importante en el perfil afectivo distímico en el adulto. Los informes científicos parecen indicar que mayoría de las personas que sufren distimia también tendrían en algún momento de su vida una cierta proclividad a sufrir un episodio de depresión mayor.
A pesar de la gran cantidad personas con síntomas distímicos, estos pacientes no buscan ayuda o son muy reacios a buscar tratamiento específico psicoterapias para su problema emocional. Tiende a ser una enfermedad hereditaria y se presenta con mayor frecuencia en mujeres.
Se trata de un estado afectivo bastante incómodo por lo que el paciente sufre no sólo desde el punto de vista emocional sino también como afecta a las personas con las que convive.
Desde el punto de vista orgánico se manifiestan numerosos síntomas físicos, que terminan haciendo que los pacientes busquen consultar a sus médicos con quejas mal definidas y conceptos vagos como malestar, letargo y fatiga.
Por otro lado, si bien el paciente distímicos es reacio a buscar ayuda psicoterapéutica o psiquiátrica, la mayoría de ellos busca en resolver sus síntomas en otras especialidades médicas no en especialistas psiquiatrías o psicólogos y por lo general son diagnosticados en forma incorrecta. Debido a esto, numerosas pruebas de laboratorio se ordenan de forma innecesaria, numerosas consultas con profesionales de otras especialidades son efectuadas, se consumen muchos medicamentos en forma innecesaria o equivocada.