Psicologia en Deportes: Golf

golf el deporte de la confianza, entrenamiento mental en golfSOFROLOGÍA, EL DOPING LEGAL?

Entrenamiento Mental en Deportes.

Nada de magia, sólo superar las trabas que impiden llegar al mejor nivel de juego. Frente a la inminencia de un torneo, aparece cierto nerviosismo, stress e inseguridad que repercuten en el rendimiento deportivo

Elena juega desde hace muchos años al golf . Sus conocidos admiran su juego y también su estilo. Sin embargo a pesar de poseer grandes condiciones para el golf y de amar profundamente este deporte, la performance de Elena en los campeonatos importantes no ha estado a la altura de sus verdaderas capacidades.

Cuando llega al consultorio del Dr. Carlos Malvezzi Taboada, Elena acepta en trance mediante hipnosis que ella sabe jugar al golf. “Yo sé jugar y me gusta hacerlo”, se repite a sí misma.

Cuando Elena regresa al consultorio, pasada una semana, trae una sonrisa de oreja a oreja: El sábado ha ganado su primer torneo y quienes la vieron jugar admitieron que nunca la habían visto con esa seguridad y nivel.

¿Qué había pasado? ¿Magia, superchería, o simple suerte?

El Dr. Carlos Malvezzi Taboada, psicoterapeuta al frente del Instituto Gubel de Investigación y Docencia en Hipnosis, responde a esas preguntas.

C&M: ¿Cómo comenzó el trabajo suyo en psicologia deportiva y con en entrenamiento mental en deportes, puntualmente con los golfistas?
Dr. Carlos Malvezzi Taboada
: Este trabajo comenzó hace muchos años. La hipnosis se usa hace desde tiempo, no sólo como técnica aplicable a una patología sino también como factor de desarrollo del potencial mental, aplicada a la psicologia del deporte. Si bien en nuestro medio la hipnosis es algo que todavía no está consolidado es quizá por falta de información.
Hay algunas personas, incluso universitarios, que creen que la hipnosis está ligada a la magia. Y esto no es así. Funciona como un altamente especializado entrenamiento mental.
Lo que hace la hipnosis en un individuo es sacar afuera, hacer aflorar, todo el potencial que cualquier humano posee y no utiliza. Es el desarrollo del cerebro derecho, que es el no dominante, y que está latente.

C&M: ¿Y en el caso específico del entrenamiento mental en el deporte?
Dr. MT
: Los suizos comenzaron hacerlo hace ya muchos años con el equipo olímpico de esquí que no ganaba ninguna competencia importante y desde que se vale de la hipnosis o sofrologia ha ganado todas las medallas de oro posibles. El entrenamiento con hipnosis se utiliza actualmente en todas partes del mundo y en todo tipo de competencias.

C&M: ¿Qué pasa en la Argentina?
Dr. MT
: Los deportistas que vienen a verme se sorprenden porque antes han dado muchas vueltas para poder conseguir a alguien que practique este método.
Los deportistas Argentinos que visitan Europa o los Estados Unidos saben que allá se entrenan con hipnosis y por eso lo buscan en nuestro país. Desgraciadamente nosotros no tenemos medios como para hacer una difusión masiva de nuestro método y por eso hay una gran cantidad de deportistas que creen que a la Argentina no ha llegado.

C&M: ¿Con qué deportista ha trabajado?
Dr.MT
: Con golfistas, levantadores de pesas, atletas, nadadores, maratonistas, gimnastas, judocas…

C&M: ¿Qué pasa con el golf?
Dr.MT
: Específicamente en el golf lo que sucede es que las dificultades son las dificultades en la concentracion, con la confianza y en algunos casos tambien con la presencia de público.
El temor, el hoyo que está por venir… Los golfistas no suelen concentrarse específicamente como si ése fuese el único hoyo que hacen.
Apuntamos fundamentalmente a que el golfista juegue hoyo por hoyo, como si cada uno fuera el único.

C&M: ¿Puede comentar un caso?
Dr. MT
: Un jueves me viene a ver una paciente que jugaba al golf desde hacía muchísimos años. Ella no podía ganar ningún campeonato porque se atemorizaba mucho.
“Cuando juego sola, juego muy bien”, me decía. El sábado siguiente a la entrevista había un torneo que mi paciente quería ganar. “Dudo que pueda hacer mucho aquí al sábado” le dije. De todos modos, la puse en trance, y en ese estado ella comenzó a decir: “Yo sé jugar al golf, y lo hago muy bien”. Cuando salió del trance le pedí que comentara algunas cosas y ella, muy emocionada, manifestó que era la primera vez en su vida que se decía a sí misma que sabía jugar al golf.
Quedamos en vernos al martes siguiente y cuando vino me dijo: “gané”. Pero no solamente gané el torneo del sábado, sino que además salí segunda el domingo”.
Convengamos en que no se trata de una sola sesión, magia y luego el triunfo. La pregunta que yo le había hecho apuntó a algo mucho más profundo que la cosa superficial de si sabía o no jugar al golf. Fue una pregunta de autoafirmación hecha en un estado particular de concentración. En ese momento ella, absolutamente distendida, absolutamente abstraída del medio, de los prejuicios, de los temores y de las inseguridades se autoafirma y dice:” Yo sé jugar al golf”.

C&M: El “Gato” Romero dice que la pelota de golf tiene independencia…
Dr. MT
: El golfista le habla a la pelota, busca la presicion, la fuerza del golpe y dirige la con su pensamiento, le dice “llegá”, “correte”, “cambiá”, “cambiá el curso”.

C&M: En general, los golfistas suelen estar más cerca de los trabajos llamados alternativos que otros deportistas.
Dr. MT
: Creo que hay una mayor predisposición. Y también creo que esa predisposición se da cuando se produce en el golfista una especie de “crack”. “yo sé que puedo, ¿pero qué me pasa que no lo logro?”; sería la expresión de ese estado.
En general, frente a la inminencia de un torneo, aparece cierto nerviosismo e inseguridad que repercuten en el rendimiento deportivo.
Cuando la persona reacciona y decide hacer un trabajo serio sobre sí misma, comienza a cambiar las cosas.

C&M: Y ese estado de inseguridad parece tocarle a todos…
Dr. MT
: Sí, incluso a los golfistas profesionales. De pronto, se preguntan: ¿qué pasó?. Si el golfista, luego de venirse para abajo, logra hacer un frente y un rebote, vuelve a salir nuevamente. Pero si se queda allá en el pozo, lo empiezan a tapar las diferentes capas de inseguridades.

C&M: ¿Cómo denomina su método de trabajo?
Dr. MT
: No tengo una denominación específica. En Europa se lo llama sofrología para el deporte, método de hipnosis aplicado al deporte. No hay nada nuevo bajo el sol: la hipnosis es viejísima, fue la primera anestesia que existió y se le fueron cambiando los nombres. Más de uno creyó que había inventado una ciencia nueva, pero no es así.

C&M: ¿Bajo qué forma se maneja la hipnosis en el caso del deporte?
Dr. MT: La forma de abordaje es trabajar primordialmente el aspecto mental y la confianza y no suele manejarse la psicología del deporte, que lo único que hace es dar consejos. La psicología del deporte dice: “Haga esto”. “No deje de hacer aquello”. “Duerma de esta manera”.”No coma tal o cual cosa”. Lo que nosotros hacemos es potenciar y utilizar todo el potencial que el individuo tiene y que puede desplegar.

C&M: ¿Qué pasa con los mitos deportivos: la competencia, el rival, los buenos resultados?
Dr. MT
: No se toman en cuenta. A lo que apuntamos realmente es que haya una excelencia en la perfomance. Por cierto que el espíritu de competitividad existe, está también el buen deporte… Pero el estado de concentración es tan intenso, que durante la competencia en sí no aparecen esos mitos.
A un golfista que vino a verme le planteé que cada hoyo era el primero. En trance le dije que además no existe la gente, no hay público, sólo un hoyo. Tan es así que cuando el golfista llegó al hoyo 18, lo tuvieron que parar para decirle que había terminado. ¡Estaba tan concentrado que buscaba el siguiente hoyo!
Cada hoyo, en la menor cantidad de golpes posibles, es sólo uno. Y esto ocurre también con otros deportistas como los tiradores: están pensando en el tiro anterior y en el por venir, alterando y complicando el que van a tirar en ese momento

C&M: ¿Este concepto del aquí y ahora se acuña cuando el individuo está en trance, o también es una consigna que el golfista maneja en la competencia?
Dr. MT
: Se trabaja con el deportista en estado de trance y yo diría que la persona muchas veces hace la competencia en estado de trance. No sirve de nada repetirse a sí mismo que uno es el mejor, si no logra decírselo en un estado de concentración tal que muchas veces llega a modificar la propia conciencia. “Soy el mejor pero me están mirando”; “soy el mejor pero tengo miedo”; “soy el mejor pero estoy inseguro”. Con esta metodología, lo que se persigue y lo que se logra, es un estado de abstracción absoluta en el que se potencia la capacidad perceptiva del individuo.

C&M: ¿Cuál es mayor dificultad que ha encontrado para implementar su método en el deporte?
Dr. MT
: Para la aplicación en el deporte ha sido y sigue siendo la falta de difusión. Hemos conocido a muchos deportistas de nivel internacional que no sabían nada de nuestra existencia, y que sin embargo sabían del método.
Nos contaba el campeón de pesas, López Bravo, que en un torneo llamaron a un ruso, y se dieron cuenta de que se habían equivocado en la convocatoria, era el turno de otro competidor. Para sacar al primero, una vez que se había prendido de las pesas, le tuvieron que pegar.
Ese es el grado de concentración que se maneja en el exterior. En algunas partes esto es considerado “doping legal”: no hay una ingesta de medicamentos, no hay incorporación de ningún agente externo, sino una preparación mental tan excelente que permite la abstracción absoluta de todo lo que lo rodea.

C&M: ¿Ese estado se obtiene inmediata
Dr. MT
: La idea del método es ir avanzando paso a paso, golpe a golpe. Un solo golpe menos, no diez golpes de entrada.

C&M: ¿Se recupera el placer por el juego?
Dr. MT
: Sí, porque al desaparecer el estrés precompetitivo, hay un goce que proviene de haber descansado bien antes de la competencia. Y hay otro goce que viene de participar en el torneo sin gran carga de estres, sin tensiónes.

Han participado de esta experiencia como método de entrenamiento, tanto deportistas olímpicos como quienes hacen su práctica profesional o amateur pero desean optimizar sus recursos, concentración y potenciales….

“Cuando estoy en la cama, reflexiono sobre todo lo que me ha ocurrido y procuro separar siempre las cosas positivas. Mi cabeza se convierte en una calculadora que almacena toda la información de lo que ha sucedido: lo resultados, los fallos…los comparo con otras situaciones similares e intento buscar una solución a los errores. Por ejemplo, hasta hace poco más de cinco años, cada vez que me subía a un avión lo pasaba fatal. A fuerza de convencerme de que la altura no me asustaba conseguí dominar el miedo.

Pues lo mismo ocurre con el golf. Noto cómo me sube la adrenalina y sé que ése es el momento de pasar al ataque, que todo mi cuerpo está preparado para ello. Si además ese golpe me sale bien, la cadena de éxitos está servida. Por desgracia, un golfista pasa tantas horas metidos en los aviones que le da tiempo suficiente para examinar mentalmente todas las jugadas. Cada viaje entre Inglaterra y Australia dura un día completo, y no sé cuántas veces cruzo el océano al cabo del año. Esos viajes me ayudan a reflexionar y se me pasan rapidísimo”. (Greg Norman, Australia)