Ansiedad: Causas, Síntomas y Tratamiento

Ansiedad: Causas, síntomas y tratamiento de la ansiedad, la tristeza y la depresion
En muchos casos y sin una razón aparente, los síntomas de la ansiedad surgen inesperadamente en forma de ataques de ansiedad, ataques de pánico, fobias, toc trastorno obsesivo compulsivo, somatizaciones y enfermedades psicosomáticas.

Aunque la persona que sufre de TAG Trastorno de Ansiedad Generalizada no siempre es capaz de identificar a sus preocupaciones y a su estado ansioso como intenso o excesivo como para darse cuenta que, a causa de ese malestar tiene dificultades para controlar los sintomas, la angustia, la depresion y el estrés o el deterioro social, vincular o laboral.

La característica esencial del Trastorno de Ansiedad Generalizada TAG, según DSM.IV es de una expectativa de inquietud, aprehension o preocupación excesiva resultando difícil controlar esa preocupación, que se extiende durante días y tiene una duración de al menos seis meses. A la persona con trastorno de ansiedad le resulta realmente difícil controlar, superar o encontrar solución a ese exceso de preocupación, el que se acompaña de al menos tres de los siguientes síntomas adicionales

• Inquietud, ansiedad y difícil control de la preocupación
• Fatiga, cansancio
• Dificultad para concentrarse, mente en blanco o sensación de agotamiento mental
• Irritabilidad,
• Mal humor
• Tensión muscular
• Trastornos del sueño, dificultad para conciliar o mantener el sueño.

Se deberá tener en cuenta que la alteración no se deba a los efectos fisiológicos directos de una sustancia ya sea un medicamento o bien un abuso en consumo de drogas o que estas sensaciones no respondan una enfermedad médica como por ej. el hipertiroidismo.
Durante el curso de la crisis de ansiedad , el centro de preocupación puede pasar de un tema a otro, por lo general, la persona tiene dificultades para distenderse y dejar de preocuparse.

La preocupación, los miedos o los síntomas físicos provocan inquietud, malestar significativo, baja autoestima o deterioro en las áreas sociales, profesionales o laborales u otras áreas importantes del funcionamiento.
La intensidad, duración o frecuencia de la ansiedad o la preocupación excesiva son claramente desproporcionados en relación con el evento estresante y la persona le resulta difícil evitar que estas preocupaciones interfieren con la atención y en las tareas naturales que debe realizar.
El adulto con trastorno de ansiedad a menudo se preocupan acerca de la vida cotidiana, las circunstancias de rutina, tales como posibles responsabilidades en el trabajo, las ingresos, la salud de los miembros de la familia, la pareja y los riesgos de infidelidad, las dificultades que afecta a los hijos o problemas menores, tales como las tareas del hogar, reparaciones de su automóvil o demoras en la concreción de compromisos.

En muchos casos y sin una razón aparente, los síntomas de la ansiedad surgen inesperadamente, a menudo en forma de ataques de ansiedad, ataques de pánico, fobias, toc trastorno obsesivo compulsivo, somatizaciones y enfermedades psicosomáticas.

Dependiendo de cómo aparezca la ansiedad patológica en cada persona, pueden aparecer síntomas de hipocondría, otras veces surgen conductas evitativas, evitando lugares frecuentes en los que se puede ver en situaciones de pánico, podría estar inclinado a consumir alcohol para aliviar la sensación de inseguridad.
Los síntomas pueden llegar a comprometer hasta el estilo de vida de la persona.
Los síntomas más comunes en la ansiedad se pueden referir de la siguiente manera. Por lo general tienden a estar relacionados con el estrés ambiental crónico, tienen un curso fluctuante y variable con tendencia a convertirse en una sintomatología crónica.

Los síntomas asociados con la ansiedad crónica
• temblor o sentirse débil
• tensión muscular o dolor
• inquietud
• fatiga fácilmente
• falta de aliento o sensación de falta de aliento
• palpitaciones extrasístoles
• sudoración, manos frías y húmedas
• hiperhidrosis
• boca seca
• vértigo y mareos
• náuseas y diarrea
• escalofríos o sofocos
• poliuria aumento en de la cantidad de orina
• sensación de angustia o nudo en la garganta
• impaciencia
• respuesta exagerada ante las situaciones sorpresivas
• dificultad en la memoria y para concentrarse
• dificultad para iniciar y mantener el sueño
• irritabilidad – mal humor
• cansancio o sensación de agotamiento

Podemos decir que el agotamiento o ansiedad crónica y patológica pueden surgir a raiz de estas dos circunstancias

A. – Porque los estímulos externos o internos a los que la persona tendrá que adaptarse le requieren un intenso y continuo esfuerzo emocional ante las dificultades de adaptación emocional para superar la situación de ansiedad.
Esto significa que el estímulo – respuesta ante el estrés se lo vivencia como una amenaza para la persona, la que reacciona ante él.-

B- En segundo lugar, cuando una persona no tiene una estabilidad emocional suficientemente adecuada para adaptarse a los estímulos aun cuando estos estímulos no sean tan lesivos o tan traumáticos. Esto significa que la persona puede ser o estar en ese momento emocionalmente mas vulnerable y sucumbir a un estimulo que tal vez a otras personas no les resulta tan agresivo.

ansiedad terapia breve y terapia cognitiva en panico, fobias, depresion y enfermedades psicosomaticas